Wilbur fue encontrado en un estado de abandono y maltrato que nadie merece. No podía levantarse, y tenía todo el cuerpo lleno de heridas de arrastrarse e intentar incorporarse.

Yacía entre suciedad y sus desechos, sin poder moverse.

 

Le habilitamos una silla de ruedas para que su vida fuera lo más cómoda posible, pero cada vez sus patitas están peor, y se atrofian, llenan de heridass e inflaman.

Necesita cuidados especiales, curas y vendajes diarios para seguir teniendo una buena calidad de vida.

 

¡Es una abuelo muy observador y con mucha personalidad!

 

¿Te animas a ayudarle?

Tu granito de arena es muy valioso para ofrecerle todo lo que necesita.

Wilbur, un pavo paralítico

80,00 €Precio

    Si quieres colaborar con nosotras y no vives cerca del santuario, puedes hacerlo con un apoyo económico