Eli es una oveja muy mayor, que fue rescatada de un rebaño, después de toda una vida obteniendo beneficios económicos de su cuerpo.

 

En el santuario ha podido cuidar de sus dos hijos, Peter y Freddie, conociendo de verdad el vínculo de la maternidad.

 

Le dan ataques epilépticos, y ello hace que necesite supervisión constante, por si de repente se cae o sufre algún accidente.

 

¡Es una abuelita muy cariñosa y cercana!

 

¿Te animas a ayudarla?

Tu granito de arena es muy valioso para ofrecerle todo lo que necesita.

Eli, una oveja con epilepsia

80,00 €Precio

    Si quieres colaborar con nosotras y no vives cerca del santuario, puedes hacerlo con un apoyo económico