YA NO ESTÁN

Lidia

Caminaba sola por las calles de un pueblo de Murcia, con las alas cortadas y las plumas arrancadas. Nadie hacía nada por ella, se reían, la cogían para hacerse fotos como si fuera un objeto de feria.

Una mujer la rescató sin dudarlo, y la trajo al santuario para que cuidásemos de ella, y le diésemos la atención que necesitaba. A pesar de la horrible situación de la que venía, se mostraba curiosa y cercana, cantarina, sin miedo a nosotras.

Era quien daba  vidilla al santuario, paseándose por cada rincón, descansando con las ovejas, buscando la sombrita debajo de los frutales, pidiendo mimos, disfrutando de su vida, libre, sin que nadie abusara de ella, comiendo sus huevos, para recuperar el calcio perdido de la puesta, algo que nunca antes pudo disfrutar…

Pero a los 6 meses comenzó a tener problemas por los huevos que ponía, quedándose atascados en la cloaca, y uno de ellos se rompió dentro, teniendo que llevarla de urgencias al veterinario.

Pero estaba tan débil, que no soportó la anestesia y falleció.

Ahí nos demostró el daño que pueden hacer los huevos, y lo frágil que es la vida de las gallinas mientras los pongan.

  ¿Quieres formar parte de su vida?

    Desde 12€ al mes.

  Más sobre

Lidia

Si quieres colaborar con nosotras y no vives cerca del santuario, puedes hacerlo con un apoyo económico

Copyright © 2016 - Asociación Espíritu Libre

  • Facebook icono social
  • Icono social Flickr
  • Instagram
  • Icono social Twitter
  • YouTube
logo_teaming_vertical.png

Murcia

Cuenta: IBAN ES10 1491 0001 2130 0010 3710