GALLINAS

_MG_2160.jpg

Clorotea

El hombre que la tenía se quería deshacer de ella porque no ponía huevos todos los días 


Tea es una de las tantas gallis que su único fin es ser una fábrica de huevos, y cuando no cumplen la demanda que el ser humano espera, las matan.

Por suerte, dio con las personas adecuadas, que se enteraron de su triste historia y no dudaron en ayudarla y hacer posible que tuviera una oportunidad de vivir de verdad.


No sabemos exactamente qué raza es, pone huevos azulados, y tiene un tupé la mar de molón.

Lo que sí sabemos es que es preciosa, y para nosotras merece el mismo derecho a ser querida y cuidada.


Ya tiene su primer Implante puesto, que ha hecho efecto e impide que ponga huevos, evitando futuros problemas en su aparato reproductor.

      ¿Quieres formar parte de su vida?

   Desde 12€ al mes.

  Más sobre

Clorotea