GALLINAS

Ana

Ana era una de las mellizas, 3 gallinas recatadas de un particular que las explotaba por sus huevos, en un corral diminuto en el que apenas se podían mover.

Tenía el pico mal cortado, para que no se comiera los huevos. Las gallinas poseen en el pico un sistema nervio muy desarrollado con el que al picotear reconocen e interactúan, siendo el símil de las manos humanas.

Lo que le impide relacionarse como debería. También le cortaron las plumas de vuelo, para que no se escapara de su afinamiento. A pesar de su procedencia, y el poco trato que recibió, es muy curiosa, cercana, cantarina y cariñosa con las humanas. Le encanta escarbar en la paja, ya que antes no tenía, darse baños de tierra y comunicarse con el resto de habitantes del santuario.

      ¿Quieres formar parte de su vida?

   Desde 12€ al mes.

  Más sobre

Ana

Si quieres colaborar con nosotras y no vives cerca del santuario, puedes hacerlo con un apoyo económico